site-industries-cosmetiques Una portada de la revista Industries Cosmétiques
Descubra todos los innovaciones en perfumería y cosmética.
Descubra nuestro informe especial: Salvar al pueblo. Disfrute de ¡su acceso directo!
Si prefiere la edición en papel, suscríbase a nuestra revista
- publicidad -

Reclamaciones cosméticas: ¡haga limpieza!

Los tiempos cambian. Hubo un tiempo en que los consumidores creían en la palabra de los fabricantes de cosméticos sobre las cualidades de sus productos. En 2019, la situación se ha deteriorado considerablemente y reina la desconfianza. Las listas de ingredientes de cajas y frascos se estudian, descifran y escanean. La opinión pública se debate entre informaciones contradictorias hasta el punto de crear una verdadera cacofonía. Hace 6 años, la Comisión Europea puso en marcha un reglamento destinado a regular las reivindicaciones cosméticas, en particular las consideradas despectivas (las famosas "sin"). Este reglamento, que ha quedado en papel mojado, intenta resurgir de sus cenizas, tras haber entrado en vigor este mes de julio gracias a una recomendación de la ARPP (Autorité de régulation professionnelle de la publicité) y a una campaña orquestada por la Febea (Fédération des entreprises de la beauté).

Comunicación positiva

Los aficionados a las viejas historias de la cosmética sabrán que, durante mucho tiempo, la comunicación en torno a este tipo de productos ha sido positiva. El sitio Crema Simondesarrollado en 1860 por un joven farmacéutico de talento, se decía entonces que preservaba "el resplandor juvenil de la tez" y, además, combatía "las rojeces, las quemaduras solares y las picaduras de insectos".

file 20190723 110162 debpay.jpg?ixlib=rb 1.1- Opinión de expertos - Noticias del mercado
Publicidad para Crème Simon. janwillemsen/FlickrCC BY-NC-SA

En Crema TokalonPor su parte, promovía el uso de "Biocel", "un alimento maravilloso para la piel". La consumidora, seducida por el torio y el radio recién descubiertos, pero recelosa de utilizar bases de maquillaje ("el maquillaje daña la salud de la piel"), se dirigió decididamente al Gama Tho-Radia que en aquel momento parecía reunir todas las cualidades. Las afirmaciones eran a veces muy optimistas (el Crema Diadermine limpia la piel por la mañana y por la noche y protege la epidermis de las quemaduras solares), pero al fin y al cabo aún no existía el marco jurídico. L'ácido bóricoLos primeros productos cosméticos se fabricaron en la década de 1950, cuando se estableció la relación entre los cosméticos y el envenenamiento (e incluso la muerte infantil). Aunque los estudios científicos ya señalaban con el dedo una serie de ingredientes "indeseables", los consumidores de la época se dejaron engatusar por las buenas promesas. En una época en la que aún no existían listas de sustancias prohibidas y las autorizadas estaban sujetas a condiciones (esto era antes de la fatídica fecha de 1972), el miedo era un sentimiento desconocido para los consumidores, que confiaban plenamente en la incipiente industria cosmética.

Comunicación negativa

A partir de la década de 2000, el gusano está en la fruta... obras publicadas por Philippa Darbre El establecimiento de un vínculo (precipitado y mal investigado) entre el desodorante y el cáncer de mama ha dado a algunas empresas de cosméticos la idea de comunicar de otra manera. En lugar de contar una buena historia sobre un ingrediente que intentan promocionar, ahora van a estigmatizar una serie de materias primas, y en particular el parabenos. Los primeros productos "sin parabenos" llegaron a las estanterías, y con los años se les unieron los cosméticos sin "silicona, PEG, parafina, sulfatos...".

La industria de los alimentos ecológicos se está instalando rápidamente en una estrategia de comunicación basada en el miedo. No importa si los ingredientes en cuestión son en realidad inofensivos, lo principal es canalizar parte de la opinión pública hacia un segmento de la industria que quiere ganar cuota de mercado lo antes posible. En algunos casos, la angustia es tan grande que algunas mujeres incluso han dejado de lavarse el pelo y han sugerido recetas caseras en su blog El miedo a las bases lavantes de los champús es muy grande. Frente a este miedo irracional a un cierto número de ingredientes, es hora de hablar de cosmetofobia y advertir contra un método de comunicación que llevará a consumidores y fabricantes, a más o menos largo plazo, ¡a un callejón sin salida!

Comunicación supervisada

El Reglamento (UE) nº 655/2013 de la Comisión, de 10 de julio de 2013, por el que se establecen los criterios comunes que deben cumplir las reivindicaciones relativas a los productos cosméticos para poder ser utilizadas, se puso entonces en marcha para frenar una comunicación que se salía de madre. Así, las nociones de "conformidad con la legislación", "veracidad", "prueba", "equidad" y "elección informada" se detallado.

Así que puede empezar a respirar aliviado: los cosméticos "no, no" son cosa del pasado. El Reglamento establece claramente que "las reivindicaciones relativas a los productos cosméticos deben ser objetivas y no pueden denigrar ni a la competencia ni a los ingredientes legalmente utilizados". Sin embargo, en la práctica, parece que este Reglamento está pasando totalmente desapercibido... hasta el punto de que la ARPP se ve obligada a redactar un texto explicativo para facilitar la comprensión del texto europeo en vigor.

YouTube vídeo

En Recomendación de cosméticos V8 (en vigor desde el 1er julio de 2019) detalla así la necesidad de abandonar la mención "libre de", "con el fin de contribuir a una imagen positiva de los productos cosméticos", utilizando "una publicidad que debe dedicarse esencialmente a argumentos positivos". La prohibición de la mención "libre de" cuenta con el apoyo de Febea, que ha organizado un encuentro sobre el tema "libre de". campaña de radio campañas de información pública para dar a conocer la prohibición. No todo el mundo está de acuerdo, y así lo está haciendo saber en las redes sociales, como en el caso de laAsociación Cosmébio.

La necesidad de limpiar

Cuando se descubre que los productos cosméticos hacen alegaciones médicas, por ejemplo los cosméticos que promueven el sueñoel respiracióntratar el dolor de estómago y la hinchazónSi observa la industria cosmética europea, se le perdonará que piense que estamos muy lejos de las comunicaciones sobre cosméticos con cero defectos, y se le perdonará que se pregunte si estamos cumpliendo el Reglamento europeo sobre comunicaciones. Realmente queda trabajo por hacer.

Autores

Céline Couteau
Profesor titular de Farmacia Industrial y Cosmetología, Universidad de Nantes, Autores históricos The Conversation France

Laurence Coiffard
Profesor de Galénica y Cosmetología, Universidad de Nantes, Autores históricos La Conversación Francia

Este artículo ha sido publicado en La conversación bajo licencia Creative Commons. Leer elartículo original.

Recursos externos
La conversación

Contenido patrocinado

site-industries-cosmetiques Un vibrante anuncio de Croda Beauty con un primer plano de flores naranjas con un efecto de fondo borroso y el texto "Croda Beauty, ciencia inteligente para mejorar la vida" incluye ahora Phytess

Phytessence™ Osmanthus, el primer extracto botánico para el cuidado de la piel de Croda Beauty

Descubra cómo este innovador ingrediente natural ayuda a la piel a afrontar mejor el cambio climático, en particular los efectos nocivos de los rayos solares y el calor.
site-industries-cosmetiques Una persona concentrada, con bata de laboratorio, examina un pequeño tarro que contiene una sustancia rosa, una innovación cosmética pionera en Bretaña a base de ingredientes naturales.

La innovación cosmética es natural en Bretaña

En el noroeste de Francia, Bretaña siempre ha sido una región marítima con sus 2.730 km de costa, la más larga del país.

Artículos relacionados

Nuestro último número

¡Escúchanos!

Boletín

es_ESEspañol